En esta foto, si se fijan en las ventanas de los dos extremos, en la de la derecha pueden ver el perfil de la cara de un chico de mediana edad tumbada. Y en el extremo izquierdo, a mediados de la ventana, se puede ver el rostro de un hombre de mediana edad con barba y vestido de la forma de esos tiempos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *