La habitación en donde tuve la visión de la hermosa Margarita postrada sobre lo que parecía ser su lecho de muerte y el señor quien me susurró sus nombres, Gerardo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *