Entrevista realizada por Nazaret García Velasco

Quiero agradecer a Nazaret García Velasco la entrevista que me ha hecho para el periódico digital Hoy Cantabria, sin menospreciar al resto de entrevistas que me han realizado, debo de decir que ésta es una de las mejores, ya que en ella hablamos toda mi etapa como investigadora de lo Paranormal.

A continuación, pueden leer la entrevista:


Anita Lauda: “El conservatorio de General Dávila está encantado”

Fotografía de la fachada sur del conservatorio de música.

Stefanie Anita Lauda García es la versión Cántabra y original de Melinda Gordon en la famosa serie de televisión “Entre fantasmas”, con la que aparte de tener en común la sensibilidad especial para comunicarse con los espíritus y tener premoniciones, también comparte el país de nacimiento; Estados Unidos. Además, ha sido protagonista en varios programas de televisión como “Así son las cosas” (La 1 de TVE) o “Crónicas Marcianas” (Telecinco) entre otros. A pesar de ganarse al público con sus psicofonías y sus sesiones de Ouija, como lo hizo en la Isla de Pedrosa (Pontejos), en la cual ha llevado una investigación que empezó en 2011 y de la cual sacó un libro el año pasado “Pedrosa, la isla misteriosa”, Anita Lauda, se considera principalmente Ufóloga. Su pasión por el fenómeno ovni comenzó tras un incidente que su padre sufrió cuando ella era pequeña, y más tarde, el acontecimiento que vivió su marido en 1991, hizo que el entusiasmo por saber lo que había ocurrido se convirtiese en mucho tiempo de dedicación y trabajo. Como buena profesional, Anita sigue investigando cada rincón encantado, y dentro de poco publicará un nuevo libro que seguramente superará las ventas de todos los anteriores.

¿Cuándo te diste cuenta de tu gran sensibilidad para el mundo paranormal?

Hubo un incidente que me llamó mucho la atención. Mis padres son americanos de padres asturianos, así que nací y me crié en Nueva York. Cuando tendría 9 o 10 años, mis padres estaban buscando una casa nueva. Estábamos caminando por un caminito que llevaba al chalet que íbamos a ver, y yo ya estaba viendo cómo era la casa por dentro, así que le dije a mi madre dónde estaba situado el salón, la cocina, los dormitorios, el baño…cuando entramos todo estaba distribuido tal y como había dicho, y entonces mi madre se percató de que yo me había dado cuenta. Ella sabía que yo tenía premoniciones, videncias…porque mi madre también lo tenía, pero no quería que yo fuese consciente. Aquel día me dijo que lo que había pasado se trataba de una casualidad, pero yo supe que no lo era.

Entonces, ¿El futuro está escrito?

Sí. Si el futuro no estuviera marcado yo no podría coger, por ejemplo, un tarot, y decirte lo que te va a pasar. Imagina que acudes a mí para que te cuente lo que te va a pasar este año, y después vas a otros o dos o tres videntes que sean buenos para ver qué te dicen. Te van a decir lo mismo, entonces ¿Cómo podemos saberlo los cuatro? Porque el futuro está escrito.

¿Y no hay ninguna forma de poder cambiarlo?

Bajo mi opinión personal sí, pero no del todo. Por ejemplo, te puedo decir que vas a tener dos oportunidades laborales, y que tú eliges; derecha o izquierda, es decir, o tiras para un lado o tiras para el otro, pero vas a tener que escoger tú. Eso es porque las cartas me están indicando que vas a escoger tú. Sin embargo, si voy más allá, y eres tú quien me pregunta “¿Cuál debo escoger?” entonces ya te estoy diciendo lo que te va a pasar. Tú escoges pero yo ya sé cuál va a ser tu decisión.

Si ves en las cartas que la persona que ha venido a tu consulta, o por la que te están preguntando, va a morir ¿Lo dices?

Recuerdo que hace como unos 14 o 15 años que una mujer llegó llorando a mi casa, y me pidió que le echase las cartas a su marido, al que le había dado un infarto. La mujer quería saber si su estado de salud iba a mejorar o no, y yo vi que su marido iba a morir al año siguiente, cerca de la misma fecha en la que le había dado el infarto ese año. Esa mujer había llegado llorando a mi casa, y no era cuestión de que acudiese a mí para salir aún peor, entonces yo le dije: “Tu marido se va a recuperar rápidamente, pero el año que viene alrededor de esta misma fecha, cuida mucho de él” Si yo le dije eso, ¿Qué le estaba queriendo decir? Yo ya la estaba avisando.

Empezaste en 1991 a dedicarte profesionalmente a la actividad paranormal, ¿Por qué razón?

Lo que lo disparó fue lo que le ocurrió a mi marido pero todo empezó por mi padre. Mi padre era joyero de Tiffany, en Nueva York, y NASA colaboró con la joyería para que en esta se hiciese un disco de oro para que se lanzase a la luna y este estuviese dando vueltas en un satélite. Mi padre hizo ese disco porque era el mejor joyero que tenían. La energía de uno está en lo que elaboramos, así que ese disco se mandó a la luna y a los pocos meses un ovni se apareció a mi padre mientras él estaba paseando a los perros por la zona residencial donde vivíamos y le enfocó. Una de las perras se quedó ciega después de eso. A los siete años mi padre se murió, y yo pienso que fue de la radiación.

Después de ese suceso me casé, y mi marido no creía la historia de mi padre, pero en 1991 es cuando todo cambia; Él estaba en el puerto de Alisas (Arredondo, Cantabria) y vivió un incidente con un ser. Es en ese momento cuando después de haber vivido lo mismo con mi padre, y después con mi marido, decidí comenzar a investigar en mi tiempo libre todo lo relacionado con los ovnis. Por eso me considero más ufóloga que otra cosa, porque es lo que más me entusiasma y en lo que más creo.

¿Cuál es tu teoría sobre los ovnis?

Nosotros somos como las piezas de un ajedrez, y ellos están jugando un juego con nosotros. Es como cuando tenemos una caja llena de hormigas y queremos ver cómo viven; Estudiamos las hormigas, y ellos nos estudian a nosotros.

¿Por qué nos estudian?

No lo sé, pero pienso que son superiores a nosotros. Muchos estudios que están relacionados con las famosas pirámides de Egipto, y cómo y quién las construyó, han sacado a luz pruebas de que antes había otros seres en este mundo, y yo estoy convencida de que es verdad, y que había otras civilizaciones. Están empezando a aparecer cosas, y vamos a descubrir mucho más con los deshieles; Al deshelarse las cosas, se van descubriendo otras de hace mucho tiempo.

Con toda la información que recibimos de casos como el de Área 51, o el caso Roswell, ¿Por qué los Gobiernos no quieren hablar?

No estamos preparados. La locura que desató en 1938 el episodio radiofónico “La guerra de los mundos” de Orson Welles, es el claro ejemplo de lo que podría pasar 81 años después. Si de repente aterriza una nave entre nosotros, lo primero que haríamos seria llamar a los militares. Si una persona viene de otro sitio y aterriza, ¿Quién ha dicho que viene para tener una guerra? Aún hay mucha gente que no cree, y que no está preparada mentalmente para vivir una experiencia así.

En el caso de que nos pase, y para los que les haya pasado ¿Cómo podemos saber que lo que estamos viendo es realmente un ovni y no otra cosa?

Lo primero que tenemos que hacer es ver cómo interactúa, en el caso de que interactúe con el individuo que lo ve, y cómo actúa; La velocidad a la que viaja, si se para en mitad del aire y está quieto durante un momento, y luego sale volando…o si hace ángulos. Todo esto son características propias del ovni, pero lo ideal es sacarle una foto en ese momento.

¿Conoces algún caso de abducción?

No abducción, pero sí tener contacto directo con el ser. Un chico Cántabro que vive en Canadá y que corre en carreras de moto me contó que estando en Estados Unidos un extraterrestre contactó con él. Le contó cosas mecánicas, y también le hizo preguntas muy mecánicas; Cómo volaban, a qué velocidad, cómo lo hacían…

¿Cómo habló el extraterrestre con él?

En ningún idioma, se comunicó con él mentalmente.

Volviendo a algo más “terrenal”; Acerca de todos los sitios encantados que has estado investigando, ¿Con cuál te quedas?

Pedrosa. Me atrae, y quiero soltarlo, porque tengo que dedicarme a otras investigaciones, pero si quiero escaparme un día, y quiero cargarme de energía, ese sitio es Pedrosa. El otro día he ido para sacar fotos del estado en el que está el edificio y utilizarlas en mi próxima conferencia para animar a la juventud a que no entre, porque ese edificio se va a caer.

¿Y cuál te ha hecho temblar?

La casa de San Vicente de la Barquera. La niña de San Vicente de la Barquera es una niña que me llama, y con la que tengo que tener cuidado, porque ya me ha puesto en peligro en una ocasión. Me atrajo hacia una escalera y yo veía la escalera que ya no está, porque solo hay unos maderos en punta, y yo iba a saltar creyendo que estaba la escalera allí para bajarla. Mi compañero Antonio, que estaba conmigo, me agarró de la mano y no me soltó. Si me llega a soltar la mano me hubiese matado.

¿Qué casos tienes pendientes?

Uno es una matanza que sucedió años atrás en un pueblo que es muy conocido. Es muy interesante, todavía quedan trozos de la casa y pienso hacer unas psicofonías allí. El conservatorio de General Dávila está encantado. Ese es otro de los casos que voy a investigar.

¿Hay algo que te quede por contarnos?

En septiembre de 2020 espero sacar el siguiente libro, que es de entrevistas de avistamientos ovnis.

Texto: Nazaret García.
Publicado en Investigaciones, Uncategorized y etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *